La Comisión decidió el viernes activar nuevas medidas de crisis para apoyar a los sectores de la pesca y la acuicultura en el contexto de la invasión rusa de Ucrania. El mecanismo de crisis del Fondo Europeo Marítimo, de Pesca y de Acuicultura (FEMPA) proporcionará una asistencia inmediata a los operadores de los sectores de la pesca, la acuicultura y la transformación de alimentos marinos a través de una compensación financiera por sus pérdidas económicas y costes adicionales. Permitirá asimismo a los Estados miembros conceder una compensación financiera a los operadores por los ingresos que hayan perdido debido a la actual perturbación del mercado, así como una «ayuda al almacenamiento» a las organizaciones de productores. Estas medidas se suman a las del Marco Temporal de Crisis, que permite a los Estados miembros prestar su apoyo a través de ayudas estatales.

Virginijus Sinkevičius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, ha señalado: «La guerra en Ucrania es una guerra contra todos nosotros. Nuestros sectores de la pesca, la acuicultura y la transformación se ven gravemente afectados por los elevados precios de la energía, el oxígeno y las materias primas. Es la segunda vez que esto les ocurre en los últimos años, tras la pandemia de COVID-19, por lo que tomamos de nuevo medidas rápidas para apoyarlos en estos momentos turbulentos. Estas medidas de emergencia no deben obstaculizar en modo alguno nuestros esfuerzos a largo plazo en favor de la transición energética estructural de los sectores de la pesca y la acuicultura para alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo».

Compensaciones para apoyar a estos sectores

La agresión militar de Rusia a Ucrania ha aumentado los precios de la energía y las materias primas, generando costes operativos adicionales muy elevados y reduciendo los márgenes de beneficio en los sectores de la pesca, la acuicultura y la transformación de alimentos marinos. El mecanismo activado el viernes permite a los Estados miembros conceder dos tipos de medidas de crisis:

El mecanismo de crisis del FEMPA es una medida temporal. Se aplica retroactivamente a partir del 24 de febrero de 2022, fecha de inicio de la agresión de Rusia a Ucrania, y se mantendrá hasta finales de 2022. Los Estados miembros pueden decidir si desean utilizarlo o no. Si lo hacen, deberán incluirlo en la próxima versión del programa del FEMPA que presenten a la Comisión.

Contexto

Debido al impacto de la agresión militar de Rusia a Ucrania, muchos pescadores de la UE no se echan a la mar porque les resulta más caro que quedarse en puerto. La flota de la UE al completo está dejando de ser rentable. Los buques pesqueros que faenan en el mar Negro se enfrentan además a la amenaza de posibles operaciones militares, lo que les lleva a suspender cautelarmente sus actividades. Los sectores de la acuicultura y la transformación también se ven perjudicados por el aumento de los costes de la energía y las materias primas, así como por los elevados costes logísticos y de transporte. Se espera que el mercado de la pesca se vea perjudicado por una perturbación de la oferta, tanto de productos frescos de la UE (debido a la decisión de los buques de no salir a pescar) como de determinados productos transformados o conservados (como consecuencia del desabastecimiento de materias primas).

En consonancia con el Reglamento del FEMPA, la Comisión puede activar el mecanismo de apoyo para situaciones de crisis en caso de producirse un acontecimiento excepcional que genere una perturbación significativa de los mercados.